capçalera
  inicio . català . english . deutsch . italiano . français
mapa web . créditos  
menu_topmenu_topmenu_topmenu_topmenu_topmenu_topmenu_topmenu_topmenu_topmenu_top
contexto mallorca
 Mallorca
 Cosmovisión: analogía y ejemplarismo
 Poesía trovadoresca
 Las lenguas vulgares y la ciencia
 Inquietudes espirituales de los laicos
 Escolástica y Universidades


Llull nació en Mallorca el 1232 o a principios de 1233, solo tres años después de la conquista de la isla por el ejército de Jaime I. Tres décadas más tarde la isla continuaba en una situación semicolonial. En Mallorca la conquista militar cristiana (en contraste con la adquisición del País Valenciano por una serie de tratados) hizo que la población musulmana, o al menos la porción que no tuvo medios para poder huir en el momento de la derrota, se convirtiera en esclava. Y aún entonces, tras tantos años de inmigración cristiana (principalmente catalana, pero también aragonesa, occitana e italiana), Llull se encontraba viviendo en un ambiente donde el elemento musulmán llegaba tal vez a la tercera parte de la población (las estimaciones de los historiadores varían entre el 20 y el 50 por ciento). Mayoritariamente los musulmanes eran todavía esclavos, pero se empezaban a emancipar y ya encontramos unos pocos libertos ejerciendo oficios artesanales.

En el sentido geopolítico más amplio, Mallorca se encontraba en un punto neurálgico de intercambio mercantil entre África del Norte y Europa. De modo que si queremos comprender el ambiente en que Ramón Llull se formó, debemos deshacernos de dos imágenes intuitivas: la del abismo que se ha abierto en tiempos modernos entre los mundos cristiano e islámico, y la de las Baleares como el paraíso de las vacaciones mediterráneas de la Europa rica, nórdica y brumosa, desde donde es mucho más fácil viajar, por ejemplo, a Düsseldorf o a Manchester que a Argel o a Túnez. En la última mitad del siglo XIII, en cambio, Mallorca estaba en el centro de la gran rueda comercial del Mediterráneo occidental, y conservaba intactas fuertes vinculaciones con África del Norte, de la que todavía había de tardar algunos años en cortar el cordón umbilical. Como símbolo de aquella vocación mediterránea meridional, había, por una parte, las colonias de mercaderes pisanos, genoveses, marselleses, montpellierenses y judíos norteafricanos que se establecieron en la isla, y, por otra, una larga serie de consulados mallorquines en África del Norte.

Fuente: Anthony Bonner y Lola Badia, Ramon Llull. Vida, pensament i obra literària “Les Naus d’Empúries. Pal Major” 2 (Barcelona: Empúries, 1988), pp. 13-14.

mediterrània
 

enllaç UB Centre de Documentació Ramon Llull