Implicaciones políticas

Se puede demostrar que Llull era perfectamente capaz de entender las realidades del mundo en que vivía. Era realista en la elección de sus patrones seculares. No se dirigió nunca a los emperadores ni a los pretendientes del imperio alemán. En cambio, recurrió a las repúblicas marítimas italianas y, sobre todo, a los reyes de Francia y de Aragón, y al papado. La ayuda de estas potencias era indispensable para una cruzada y para la conversión del Islam. La atención de Llull oscilaba entre Francia y la Corona de Aragón. A pesar de sus orígenes catalanes, era por Francia que manifestaba una preferencia más profunda.

De 1309 a 1311, Llull apoya las pretensiones francesas por lo que respecta al imperio bizantino. De manera sorprendente, apoya también la supresión de los templarios —y en este aspecto no coincidía precisamente con los mejores pensadores de la época. En una serie de tratados dedicados a Felipe el Hermoso (escritos en París en 1309-1311) reconoce de una manera clara no tan solo la preeminencia de Francia en Occidente, sino también el derecho del rey a intervenir en los asuntos eclesiásticos como ‘doctor fidei christianae’. Solicitó además la ayuda de Felipe contra el averroísmo en la Universidad de París. No solamente quería que Felipe, de acuerdo con el papado, fundara colegios para la enseñanza de las lenguas orientales, sino que fusionara las órdenes militares existentes en una sola, ‘quia rex est defensor fidei’. Llull intervenía en cuestiones candentes y sus opiniones tenían en cuenta —de una manera muy rápida e inmediata— el cambio considerable que se había producido en la cristiandad, simbolizado por la translatio del papado de Roma a Aviñón. Este realismo dio sus frutos. Llull recibió de Felipe el Hermoso un documento donde se lo calificaba como ‘vir bonus, justus et catholicus’, un testimonio muy útil si se toman en consideración las críticas formuladas contra Llull por un teólogo tan influyente en la Curia como Augustinus Triumphus. También es muy probable que la influencia francesa fuese la causa del canon XI del Concilio de Vienne, que fundaba cátedras en algunos centros para la enseñanza de las lenguas orientales a los futuros misioneros. Era el cumplimiento de una de las peticiones más constantes de Llull.

Las relaciones entre Llull y la corte de Francia no impedían contactos con los soberanos de la casa de Barcelona. Sin perder nunca de vista los objetivos que se proponía, Llull sabía variar los medios a emplear. En 1305 presenta a Jaime II de Aragón su obra más importante sobre la cruzada, el Liber de fine, que también hizo llegar al nuevo papa Clemente V. Hasta su muerte, Llull está en contacto con Jaime II.

Fuente: Hillgarth, J.N., “Raymond Lulle et l’utopie”, Estudios Lulianos 25 (1981-1983), pp. 176-177.